Introducción Básica al Budismo Tibetano

Introducción Básica al Budismo Tibetano

Hace rato que tenía ganas de escribir algo sobre la cultura tibetana y como hace poquito tuve la suerte de volver a los himalayas indios aprovecho para contarles lo que tanto me apasiona. Quiero transmitirles un poquito de lo que aprendí sobre el budismo tibetano en cinco años (interrumpidos) entre Nepal, India y Tíbet.
No me considero cristiano ni budista, pero como siempre digo, si un día me obligan a elegir una religión, entonces levanto la mano por la de Siddharta. De todos modos siento que el budismo se acerca más a una filosofía que a lo religioso (y dogmático). Y agrego, no creo que lo importante sea “pertenecer” a una religión o creencia, sino abrirse y aprender los distintos puntos de vista respetando la creencia del vecino al máximo. Veo a las religiones como lindos exámenes introspectivos sobre cómo nos comportamos ante las creencias de uno mismo y en la manera que reaccionamos ante la de los otros. Todas las religiones tienen algo interesante para ofrecer y hasta podría decir que casi todas tienen mucho más en común de lo que uno pensaría.
Bueno, voy a tratar de no irme más por las ramas y largar con esto de una vez.



HABLANDO DE RAMAS, ACÁ LES TIRO DOS

Después que Buda se fue físicamente aparecieron dos corrientes o ramas de pensamiento: Teravada y Mahayana. La 1era fue adoptada en Sri Lanka, Camboya, Tailandia, Laos y Myanmar. Mientras, Mahayana gustó más en Bangladesh, Nepal, Bután, China, Taiwán, Mongolia, Corea, Japón, Vietnam, Indonesia, Malasia, Singapur y Tíbet.
Voy a tratar de no irme mucho, ¿ok? En Teravada, el concepto principal es alcanzar el nirvana o la iluminación y “quedarse” ahí. En Mahayana, el concepto es básicamente el mismo, salvo que al final cuando se llega a ese mismo nivel de conciencia elevada es cuando se decide “volver” a ayudar al resto de la humanidad para que alcance el mismo sendero. Algunos conocedores del tema quizá me reten por cómo lo describí y sé que lo expliqué a los ponchazos, pero de alguna manera es como mínimamente lo interpreto yo.

En plena puja (ceremonia) matinal en el monasterio de Lamayuru, Ladakh, India.
En plena puja (ceremonia) matinal en el monasterio de Lamayuru. Ladakh, India.

El budismo tibetano, a diferencia del resto, tiene mucha influencia de la religión Bön (la cual podríamos etiquetar como un paganismo pre budismo de los Himalaya) y del hinduismo. Esta fusión de creencias dio lugar al esoterismo, la entrada del tantra y gran cantidad de avatares y boddhisatvas (algo así como el equivalente a los ángeles en el cristianismo), los que, por ejemplo, no figuran en Teravada, la otra rama budista, mucho más rígida y la que no se va muy lejos de los escritos antiguos.

Los altares de piedra, banderines y cráneos animales con cuernos (yak o cabra montés) son un ejemplo claro de la influencia Bön.
Los altares de piedra, banderines y cráneos de animales con cuernos (yak o cabra montés) son un ejemplo claro de la influencia de la casi extinta religión bön en el budismo tibetano.

LAS CUATRO ESCUELAS Y EL DALAI LAMA
Si todavía no se perdieron, entonces les cuento que a su vez, dentro del budismo tibetano vamos a encontrar cuatro escuelas, o caminos de pensamiento. A pesar de la proximidad con India (donde todo comenzó), la llegada del budismo a Tíbet arribó con demora, casi un milenio después. O por lo menos eso es lo que se sabe oficialmente, o mejor dicho, lo que algunos monjes o lamas me contaron. La primera corriente de pensamiento se llama Nyingma y apareció en el siglo 8. La siguió Kagyu, Sakya y finalmente Gelugpa, a la que pertenece el Dalai Lama. Sí, a pesar que muchos piensan que el Dalai es el líder de todo el budismo tibetano, bueno, no lo es. Cada una de estas cuatro escuelas tiene su propio dirigente y también se las identifica por el color de sus sombreros ceremoniales. Por ejemplo, la del Dalai Lama es la de los sombreros amarillos.

Monasterio de Tawang. Arunachal Pradesh, India.
Monasterio de Tawang, de la rama Gelugpa (la del Dalai). Arunachal Pradesh, India.

Dalai Lama
Bueno “vamos por parte”, decía Jack el Destripador. El término Dalai Lama no es tibetano, sino mongol, y significa “Océano de Sabiduría”. Si mal no recuerdo, en mi visita a Mongolia de hace unos años escuché (o leí) que fue Kublai Khan (nieto de Genghis) quien nombró con ese título político-religioso al líder tibetano del momento (de los Gelugpa) y fue este último quien, a su vez, se autonombró no como el 1ero, sino como el 3er Dalai Lama. Así creó un nuevo linaje de encarnaciones del líder supremo y automáticamente nombró a las dos previas encarnaciones con el título post mortem de Dalai Lama.
Suena extraño, fantasioso e intrincado, lo sé, pero lo más loco es que esto no termina acá. Y antes de decirles cómo funciona el proceso de selección del nuevo Dalai, les cuento que la encarnación es la forma física que adopta el Boddhisatva de la compasión (y de los trabalenguas), Avalokitesvara. O sea, el Dalai Lama actual, el 14to y el que ves en la TV o en los almanaques de las casas tibetanas, es la presencia física del representante máximo de la compasión en la tierra, por lo menos para algunos de los budistas tibetanos.

Cuadro con la imagen del último Dalai Lama.
Cuadro con la imagen del último Dalai Lama.

A su vez, las otras escuelas también consideran a sus Rinpoches (título similar de liderazgo al del Dalai Lama) como encarnaciones de otros seres elevados. Sí, como todos los budistas del mundo, los tibetanos creen en la reencarnación. Para ellos, uno puede reencarnar en otra persona (o animales) y continuar dentro de la rueda del Dharma al ir resolviendo nuestro karma (acciones) que arrastramos de las vidas anteriores. Se piensa que cuando uno se ilumina, o llega al nirvana, esa rueda se destruye, ya que supuestamente no habría nada más para corregir. Algunas personas reencarnan así y otros son encarnaciones de seres elevados, como Avalokitesvara u algún otro Boddhisatva o maestro elevado.

Avalokitesvara y con sus mil brazos y rostros.
Avalokitesvara y sus mil brazos y rostros.

– El “casting”
Cada vez que muere un Dalai Lama es cuando comienza una de las tareas más arduas y sin dudas, la más importante: encontrar al próximo líder, la nueva encarnación de Avalokitesvara y quien en algún momento se sentará en el trono del Palacio Potala, hoy controlado ilegalmente por China. Existen determinados monjes especializados en esto, pero el que dará la última palabra es el Panche Lama, algo así como el 2do a cargo después del Dalai y quien a su vez es otra encarnación divina. La búsqueda del niño-dios no es fácil y toda señal ayuda, ya sea, desde visiones de los oráculos hasta la dirección en la que el último Dalai Lama haya girado su cabeza al momento de morir, punto cardinal que será barrido por los scouts. Sé que les pueden surgir mil preguntas en cómo algo así (que no es ficción) pueda existir. Y lo entiendo perfectamente porque más aprendo y más dudas tengo.

Esta es la casa donde nació el 7mo Dalai Lama varios siglos atrás. Litang, Tíbet (China).
Esta es la casa donde nació el 7mo Dalai Lama varios siglos atrás. Litang, Tíbet (China).

Toda aldea es inspeccionada a fondo buscando al niño prodigio. Cuando se haya dado pie con bola es el momento de sentarse y empezar con el examen. En privado se le mostrará objetos pertenecientes al anterior Dalai y a los cuales el menor debería reconocer y describir los usos que su anterior “yo” les dio. Y si no me equivoco, parte o la totalidad de la entrevista se da en una lengua que sólo los Dalai Lamas saben interpretar como para descartar cualquier duda y así finalizar con la búsqueda sagrada.

Después de cada puja matinal, los enanos con túnicas salen como torpedos para saborear el grasoso pan tibetano acompañado por un té de manteca, dos bombas de energía que te hacen caminar por las paredes. Tawang, Arunachal Pradesh, India.
Después de cada puja matinal los enanos con túnicas salen como torpedos para saborear el grasoso pan tibetano acompañado por un té de manteca, dos bombas de energía que te hacen caminar por las paredes. Tawang, Arunachal Pradesh, India.

– ¿El último Dalai Lama?
Se dice que éste, el 14to, es el último Dalai Lama. La razón principal es el secuestro del último Panche Lama (¿se acuerdan? Quien se encarga de la búsqueda) por parte del gobierno chino. Este mini Lama tenía 3 o 4 años al momento de la desaparición y hace años que no se conoce su paradero. China está en contra del Dalai Lama y compañía, y las represalias en territorios tibetanos son brutales. Hoy el Dalai vive como refugiado en India.
Sin Panche Lama no hay búsqueda del próximo Dalai Lama y parece que este linaje de encarnaciones divinas se acaba acá. Otras voces dicen que la próxima encarnación se dará en un país libre, sin represión y hasta escuché que podría suceder en Sudamérica, donde hace rato que el budismo tibetano viene creciendo.

Peregrinos tibetanos camino a Lhasa, la capital de Tíbet, hoy ocupada ilegalmente por China. Son miles de kms que esta gente hace deslizándose por el asfalto. Foto: alguna parte de la meseta tibetana (China).
Peregrinos tibetanos camino a Lhasa, la capital de Tíbet, hoy ocupada ilegalmente por China. Son miles de kms los que esta gente hace deslizándose por el asfalto. Foto: alguna parte de la meseta tibetana (China).

BANDERINES, STUPAS y KORLOS
Banderines
Hoy en día es casi imposible no estar familiarizado con los famosos banderines tibetanos de colores que andan colgados por todas partes (y no, no son para adornar fiestitas de cumples), ya sea para la deco de un barcito alternativo vegano de tu ciudad como cruzando valles y en cumbres de montañas en los Himalayas.
Cada color representa un elemento (agua, aire, tierra, fuego y espacio) y a su vez cada una contiene rezos que son acompañadas por algún dibujo de un buda, o por lo general del caballo de viento, encargado de hacer llegar esos rezos a tierras lejanas usando al viento como transporte.

Banderines haciendo su trabajo al viento furioso de los Himalaya. Monasterio de Leh, Ladakh, India.
Banderines haciendo su trabajo al viento furioso de los Himalaya. Monasterio de Leh, Ladakh, India.

Stupas
Estas edificaciones con forma algo cónica y con reliquias en su interior sirven principalmente como tumbas de monjes de alto rango. Están rellenas con papiros de rezos, estatuas y huesos o restos de algún lama. Prácticamente no queda espacio vacío en su interior. Al llegar a un stupa se recomienda pasarlo por la izquierda, o sea en sentido horario, respetando la forma en la que la rueda del universo (Dharma) gira. Algunas pueden tener cilindros a sus lados (korlos), a los que la gente hace girar mientras van repitiendo el mantra, “Om mani padme hun” con rosario en mano y muchas veces con un korlo personal anexado a una vara y al que van haciendo girar en la otra mano.

Om mani padme hung significa, en pocas palabras, ser la práctica que une al método y la sabiduría en la que uno puede transformar su cuerpo, discurso y mente impuros en el cuerpo, discurso y mente puros de un Buda.

Stupas del monasterio de Lamayuru. Ladakh, India.
Stupas del monasterio de Lamayuru. Ladakh, India.

Korlo
Estos cilindros de rezos se los encuentra en los lados de los monasterios, templos y stupas. Se los hace girar a medida que uno avanza representando a la rueda del Dharma, aquella que no deja de girar o cambiar. Es una manera de ser conscientes de la ley de la impermanencia y que todo en el universo está en continuo movimiento.

Korlos junto a las paredes ancestrales del monasterio de Nako. Himachal Pradesh, India.
Korlos en las paredes ancestrales del monasterio de Nako. Himachal Pradesh, India.
Una pareja de tibetanos haciendo la vuelta "reloj" de un monasterio de Litang, Tíbet (China). En una mano llevan su propio korlo giratorio y en la otra un rosario.
Una pareja de tibetanos haciendo la vuelta “reloj” de un monasterio de Litang, Tíbet (China). En una mano llevan su propio korlo giratorio y en la otra un rosario.

MANDALAS
Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macro y microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo. Estos dibujos que están simétricamente diseñados se suelen hacer con arena de color y después de días, semanas o hasta meses de trabajo se los desarma o destruye. A más de uno se le caería la cara al ver semejante trabajo destruido en segundos, pero la razón detrás de esta acción es, una vez más, demostrar que nada es para siempre y que la ley de lo impermanente es inevitable.

Sé que no es la mejor foto de un mandala, pero es la única oportunidad que tuve de ver uno, por lo que creo vale la pena compartir. Monasterio de Lamayuru, Ladakh, India.
Sé que no es la mejor foto de un mandala, pero esta fue la única oportunidad que tuve de ver uno, por lo que creo vale la pena compartir. Monasterio de Lamayuru, Ladakh, India.

Esto fue una introducción básica y explicado de forma ultra simple, ya que los significados de la simbología e iconografía, como podrán sospechar, es muchísimo más complejo y largo de explicar. Este post fue una manera de compartir algo que me apasiona y explicado de la manera que yo lo entiendo.

ACTUALIDAD TIBETANA
Esta última parte ya no tiene tanto que ver con lo anterior. Lo hago como para cerrar el post y contarles un poco de la actualidad tibetana en el mundo, junto a mi reflexión de cómo todo siempre pasa por algo. O dicho de otra forma, cuando sucede una desgracia atrás viene una consecuencia con gracia, o un aprendizaje como recompensa.
Como algunos sabrán, Tíbet era conocido como la tierra prohibida, un destino prácticamente imposible de penetrar por milenios. Un día llegó el comunismo a China y las cosas cambiaron. Y por esa invasión china de los ´50, el hermetismo del país de los lamas llegó a su fin y con la huida del Dalai Lama a India como consecuencia final. Todo tiene una razón de ser, y quizás por esa política hermética internacional tibetana, ningún país pegó el salto de auxilio ante el avance de las fuerzas de Mao (sin contar la influencia de Beijing a nivel regional).
Hoy, Lhasa se acerca más a un Disney chino que a lo que fue la capital, centro espiritual y administrativo del gran Tíbet. El gobierno chino reprime día a día hasta a aquel que tenga una foto del Dalai colgada en la pared. La situación no parece aliviarse para nada. Lamentablemente, Tíbet dejó de ser la nación de los Himalaya para hoy ser una provincia (autónoma) de China. En este link te cuento un poco de mi experiencia por la meseta tibetana (pegado a la provincia de Tíbet) y la odisea de cruzar una parte de ella a dedo en invierno.

Invitados por una familia tibetana durante aquel viaje fresco por la meseta tibetana.
Invitados por una familia local durante aquel viaje gélido por la meseta tibetana. Manigango, Tíbet (China).

Todo tiene una razón de ser
Quitando el sufrimiento de los tibetanos (que no es poco), se podría decir que lo sucedido no fue tan desafortunado después de todo. Puede sonar irracional lo que voy a decir, pero si no fuera por la invasión china (la que rompió el hermetismo tibetano con el mundo), la cultura tibetana y las palabras del Dalai Lama no se hubieran expandido de la manera que hoy sucede, en especial hacia el Occidente.
Como se le dijo alguna vez al Dalai: “puedes haber perdido tu tierra y ser forzado a abandonar a tu gente, pero por esa razón, hoy haz logrado ayudar y cambiarle la vida a millones de nuevos seguidores de todo el mundo.” Y hablo por mí mismo también, ya que gracias a esa apertura forzada hoy puedo compartirles lo que vengo aprendiendo día a día por las tierras montañosas de los lamas.
Todo pasa por algo.

¡Gracias por pasar! Agradezco comentarios y correcciones.

P/D 1: si quieren saber más de la vida tibetana mientras el Dalai aún reinaba desde el Palacio Potala y desde el punto de vista de un extranjero, entonces les recomiendo leer “7 años en Tíbet”, librazo. La película está buena, pero como se dice, el libro siempre está mejor.

P/D 2: y si todavía te da curiosidad lo tibetano y por ahí escuchaste que existe un funeral tibetano poco convencional, entonces hacé un click acá.

2 thoughts on “Introducción Básica al Budismo Tibetano

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *