Qué esperar en el cruce de Zahedan (Irán) a Quetta (Pakistán)

Qué esperar en el cruce de Zahedan (Irán) a Quetta (Pakistán)

Están en Irán, ya tienen visa para Pakistán y seguramente están desesperados buscando info de cómo cruzar a éste último. Bueno, compas, me parece que llegaron al post adecuado. Acá les voy contar, desde mi experiencia, qué esperar en el trayecto desde la frontera iraní hasta la ciudad de Quetta, capital del baluchistán pakistaní, uno de los cruces de frontera más largos e intensos del mundo.
Si no pudieron sacar su visa de Pakistán en su país de origen, no se preocupen, acá les digo cómo se tramita en Teherán.

El trayecto de unos 600kms desde la frontera iraní a Quetta. Google se olvidó de calcular el tiempo en cambio de vehículos y checkpoints.
El trayecto de unos 600kms desde la frontera iraní a Quetta. Google se olvidó de calcular el tiempo en cambio de vehículos y checkpoints.

ZAHEDAN (IRÁN)
Las últimas dos ciudades iraníes grandes antes de llegar a la frontera son Bam y Zahedan. Sé de gente que salió directamente desde Bam (a 350kms de frontera) para cruzar, pero yo preferí hacer noche en Zahedan (a 100km de frontera) visitando unos amigos para salir bien temprano al día siguiente. Mirjaveh es técnicamente la última ciudad antes del cruce, pero recomiendo saltearla. Hacer dedo hasta Zahedan es seguro, desde Zahedan a la frontera dicen que puede ser un poco más delicado en cuanto a seguridad, está en ustedes. Yo fui obligado a mandarme en un taxi compartido pagado por mis amigos, pero creo que fácilmente se hace con el pulgar.

¡BIENVENIDOS A PAKISTÁN!
El control del lado iraní es rápido. Después de unos metros de pasillo y limbo entre países serán recibidos por alguien (sin uniforme) quien con una gran sonrisa les cantará un “Welcome to Pakistan!”. Su pasaporte pasará por varias oficinas y manos de oficiales hasta que llegue la hora del sello. En el instante que tu pasaporte vuelve a ustedes seguro tendrás al primer levie pegado a tu lado esperando partir. Los levies son parte de las fuerzas de seguridad de Pakistán, especializados en fronteras y zonas no urbanas, y quienes se encargan entre otras cosas, de escoltar extranjeros por zonas de posible conflicto, en este caso, desde Taftan (1era ciudad del lado pakistaní) hasta Quetta, 600 kms después y desde donde casi podrán saborear la libertad. Los levies se acercan más a voluntarios que a personal altamente entrenado. Sin embargo, no hay que subestimar a estos soldados del desierto quienes tienen como entrenamiento enfrentar a los muchachos que a veces cruzan desde Afganistán.

Mohamed, quien a parte de cuidarme, también fue quién me enseñó las primeras palabras en urdu.
Mohamed, quien a parte de cuidarme también fue mi primer maestro de urdu.

¿POR QUÉ NECESITO UNA ESCOLTA ARMADA?
El tramo de 600 kms entre Taftan y Quetta es parte de la región de Baluchistán, considerada altamente peligrosa para extranjeros y hasta para locales. Esta ruta corre paralela a la frontera afgana, por lo tanto, no es un paseo por la campiña italiana. Está prohibido continuar sin escolta, ya sea a dedo, en moto, auto o bicicleta. El viaje es totalmente gratuito y la escolta te acompaña en cualquiera de las formas de transporte antes mencionadas, a diferencia de algunos que dicen que no se puede cruzar en bicicleta o moto. Y por ser gratuito, ignoren algunos levies que quizás les pidan un  “gift” con cara de billete.

Los camiones pakistaníes. Símbolo de velocidad casi nula y decoración psicodélica.
Los camiones pakistaníes. Dueños de las rutas y símbolos de velocidad casi nula y decoración espacial.

Luego de registrarse en el cuartel levie, la aventura puede empezar de inmediato al subirse en la primera pick up, o pueden pasar la noche ahí para arrancar al día siguiente cuando haya vehículos disponibles. Por eso es buena idea cruzar temprano. Yo empecé a moverme recién al otro día de haber cruzado la frontera, y llegué esa misma jornada a Quetta, pero sé que también puede pasar de hacer noche en algún punto medio (como en Dalbandin) y tener que dividir el viaje en dos días.

Uno de los primeros controles.
Uno de los primeros controles. No se preocupen, no hay nada que mostrar, sólo estrechar algunas manos.

En la 1era pick up viajé adentro y no me dejaron bajar en ninguna parada temporal, en el resto fue atrás y al descubierto. Con la 1era hicimos unos 250kms hasta Dalbandin donde fue el 1ero de nueve cambios de vehículo. Los cambios se hacen por distritos que cada sección levie controla y los checkpoints son los puntos de subida y bajada.

Uno de las tantas camionetas en la que tendrán que saltar.
Uno de las tantas camionetas en la que tendrán que saltar.

En algunos checkpoints van a tener que esperar un rato hasta que llegue su próximo vehículo. Estos son buenos momentos para socializar, tomarse un tecito con sus guardianes y probar los manjares caseros que los baluchis cocinan. También son buenas oportunidades para sacar unas buenas fotos estáticas de este recorrido a lo película.
De principio a fin van a estar rodeados de AK-47s, pero nada de qué preocuparse, después de un rato uno se acostumbra.

No sé si se llega a interpretar en la foto, pero Benjamín estaba con hambre.
No sé si se llega a interpretar en la foto, pero Benjamín está con más hambre que el Chavo del 8.

Todo el viaje fue tranquilo y no hubo sobresaltos. Mis escoltas iban tranquilos pero siempre alertas. A veces iban con sus AKs colgando del hombro y a veces listos para la acción con dedo en el gatillo.
Los últimos dos cambios (ya en Quetta) fueron en vehículos blindados, lo que creo que habla por sí mismo. Quetta, capital de Baluchistán, es considerada una de las ciudades más peligrosas de Pakistán y los extranjeros no pueden salir sin custodia. Hace unos años hubo algunos secuestros y hoy la policía se toma muy en serio el proteger al visitante con maniobras casi cinematográficas.

En el 2do blindado cruzando la caótica y polvorienta Quetta.
Transpirando bulucas dentro del 2do blindado al cruzar los barrios peligrosos de la caótica y polvorienta Quetta.

UNA VEZ EN QUETTA
Después de unos 9 cambios de pick ups, una moto y dos vehículos blindados, llegué a Quetta, donde el escuadrón motorizado “Eagle Squad” me llevó al hotel Bloom Star, algo así como el monopolio del alojamiento para extranjeros que cruzan de esta manera. Dicho eso, preparen sus habilidades del regateo porque van a querer desmembrar su billetera. A mí me quisieron cobrar 2500 PKR (19 USD) por poner la carpa en el patio (otra que puede servir a la hora de ahorrar), pero terminé durmiendo en la estación de policía local por invitación de mis amigos armados al verme pelear el precio casi trepado en la recepción como si mi vida dependiera de eso. En la estación de policía no hubo mucho confort, pero lo valió en ahorro y experiencia. Eso lo cuento en el próximo post.

No sólo fui invitado a dormir en la estación de policía por cuestiones económicas, sino también por seguridad. Los rumores que escuché en el cuartel acusaban al Bloom Star Hotel de no ser muy seguro después de todo. Por eso, recomiendo optar por lo mismo si no tienen mucha plata y si cuentan con carpa y bolsa de dormir. Las instalaciones son básicas.

Cinco días de arresto voluntario en este lugar. Una historia aparte.
Cinco días de arresto voluntario en este lugar. Una historia aparte.

CONSEGUIR EL PERMISO PARA SER LIBRES
En Quetta hay que ir (escoltados) a la Oficina de Asuntos Internos y Tribales para tramitar el certificado de no objeción (NOC, en inglés). Ese papel es una forma de estar registrado ante las autoridades y sin él no pueden dejar Quetta. Te lo dan en el día.
De ahí, recomiendo aprovechar que están afuera para ir a la estación de tren y comprar su ticket de libertad, y finalmente poder salir de la polvorienta y agitada Quetta. Unos kms después de esta ciudad se sale de la zona de peligro y el resto de Pakistán es de ustedes, amigos. ¡De ustedes y sin custodios!
Recomiendo no salir a dedo desde Quetta, quizá por posible secuestro, pero principalmente porque la policía no te va a dejar y tan pronto te vean te van a tirar dentro de un tren hacia zonas seguras. Yo me tomé el tren a Faisalabad y al llegar a la estación no vi ni una pistola.

Ya en el tren para dejar Quetta y Baluchistán. A mi lado están los últimos custodios de esta odisea de casi una semana.
Ya en el tren a punto de dejar Quetta y Baluchistán. A mi lado están mis amiguitos, los últimos custodios de esta odisea de casi una semana.

Un poco más de info no viene mal:

Recomiendo cambiar sus últimos riales en Zahedan. Si no tienen suficiente, cambien unos USD o euros también. Eviten cambiar con los buitres de la frontera porque los van a matar con el cambio. Cruzar con unos 50 USD en rupias pakistaníes va bien, aunque depende del tiempo que se queden en el país. 1 USD = 125 Rupias Pakis (agosto 2018).
Si quieren, pueden llevar unos cigarrillos y galletas o algo parecido para compartir con los levies.

La frontera cierra sábados y domingos. El NOC (Non Objection certifcate) se consigue en Quetta en la oficina de asuntos internos y tribales. La oficina cierra sábados y domingos, y cierra a las 12pm los viernes. Por eso, recomiendo que planeen bien su entrada así no quedan colgados en Quetta por varios días.

Recuerden que el viaje puede llegar a demorar tres días. Tener presente feriados y días festivos antes del cruce. Yo lo hice un lunes temprano y porque no había autos ese día, lo pasaron para el martes. Ese día llegué a Quetta al atardecer. En la jornada siguiente eran las elecciones para Primer Ministro y la oficina para conseguir el NOC estaba cerrada (una suerte tengo). El jueves era feriado post elecciones y recién el viernes con lo último me dieron el papel. Eso quiere decir que perdí casi una semana como rehén/huésped de mis 14 días de tiempo total de visa (visa de tránsito). Para nada lindo. Pero no te asustes tanto, acá te cuento cómo extenderla. 

Lamentablemente, no podrán hacer Couchsurfing en Quetta, tampoco ser alojados por sus locales. La policía no lo va a permitir. No está permitido que los extranjeros salgan a la calle sin custodia.

-Agua y comida: en estas partes se sirve agua desde vasijas de barro, la cual a pesar de no convencer en medidas higiénicas parece estar bien. Yo tomé de ellas y no me pasó nada. En caso que no quieran arriesgarse a una diarrea poderosa, entonces compren agua envasada en las distintas aldeas que crucen. La comida puede llegar como invitación de los levies en los distintos checkpoints, aunque está bueno llevar sus propias reservas.
Sombrero y camisa mangas largas ayudan para protegerse del sol asesino del desierto ya que la mayor parte del viaje lo harán en la parte descubierta de las camionetas, y les cuento que es fácil volverse crocante.

A cubrirse con lo que tengan a mano...
A cubrirse con lo que tengan a mano porque acá el sol tiene cara de verdugo.

MI OPINIÓN Y CRÍTICA
Más allá de las armas y lo que puedan llegar a pensar, me sentí sumamente tranquilo y seguro todo el viaje, en serio. Todos, absolutamente todos los que conocí en este recorrido tan particular me trataron con el máximo respeto y buena atención. Al mismo tiempo, les recomiendo hacer este cruce únicamente si no les queda otra opción. Hace varios años que no hay escaramuzas, pero esto no quiere decir que no pueda pasar algo en el momento que estén en tránsito.
Mientras viajaba era testigo de la seriedad, paciencia y amabilidad con la que mis protectores se movían. Sin contar que estaban arriesgando sus vidas como escudos humanos para cuidar a un mochilero que se le había ocurrido cruzar una de las zonas más peligrosas del mundo. Eso fue algo que me hizo mucho ruido y a lo que nunca le di lugar en mis pensamientos antes del cruce. Estaba más preocupado en mí y en lo que me esperaría en tal y cual parte, que en lo que otros tendrían que vivir como consecuencia de mi expedición. Esto es egoísmo de parte de viajeros que toman esta decisión, poniendo en riesgo al personal armado y abusando de una asistencia gratuita sin pensar que el gasto de mover viajeros (me incluyo) está auspiciado por los impuesto que cada ciudadano de esta nación paga dentro de una economía que los aplasta y la que lejos está de florecer. Me sentí culpable y egoísta por hacer esto. Por eso, si tienen otra opción de cruce creo que está bueno usarla. De todos modos, es algo que está en cada uno.

Espero que todo lo escrito le sirva a más de uno. Cualquier sugerencia o experiencia es más que bienvenida.
¡Gracias por pasar!

6 thoughts on “Qué esperar en el cruce de Zahedan (Irán) a Quetta (Pakistán)

  1. Un trayecto cargado de adrenalina,supongo.
    Vivir en carne propia algo que solo vemos en peliculas o leemos en diarios…custodios sumamente armados… un camino realmente intenso,donde el corazón habra bombeado con mas fuerza de lo habitual…

    1. Y sí, a pesar que me sentí seguro y tranquilo en todo momento no hay que olvidarse de las dimensiones de semejante expedición.
      Gracias por pasar, Sil!

  2. Me quedé toda la tarde leyéndote! Muy buen relato y sobre todo muy buena la reflexión final que nos invita a pensar en los demás, antes que en nosotros mismos. Saludos!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *