24 cosas que está bueno saber antes de ir a Turquía

24 cosas que está bueno saber antes de ir a Turquía

Estas son algunas de las cosas que aprendí al moverme tres meses a puro dedo por este maravilloso país; puente de continentes, mares y culturas.
Pues sin más vueltas, acá les va:

1-Visa. Para argentinos y la mayoría de latinoamericanos no hace falta visa para entrar a Turquía, y la estadía permitida es por 90 días, mientras que para la mayoría de europeos es necesario papeleo y dinero para conseguir la visa. Turquía y otros países (como Rusia) revalúan algunos pasaportes latinos en comparación a los del “primer mundo”.

2-¿Un tecito? El momento del té es el ritual social por excelencia en Turquía. Fueron cantidad los que me invitaron en comparación a los que llegué a pagar. Cuando te invitan uno está claro que habrá un segundo y posiblemente muchos más. Hubo ocasiones en la ruta que llegué a tomar hasta diez tazas por día.

En pleno ritual. Una pava con té concentrado y la otra con agua.
En pleno ritual. Una pava con té concentrado y la otra con agua.

3-Kebaps, muchos kebaps. Bienvenidos a la tierra de donde viene este plato rápido y el que nunca los va a desilusionar, tanto por el sabor como por el precio, en especial por la costa sur del país. En Mersin, Adana, Hatay y Gaziantep están los iluminados de estos panes planos enrollados con carne y verdura adentro. El resto de la gastronomía turca es aún más impresionante, así que no se nieguen a probar lo que les pongan en frente.

La kebap street de Taksim, Estambul.
La kebap street de Taksim, Estambul.

4-Baklava attack! Tanto un buen café como un té turco con una porción de baklava tienen que terminar dentro de ustedes aunque sea una vez. Es el sultán de los postres dulces turcos con una deliciosa sobredosis de azúcar.

Café y baklava. La combinación inigualable.
Café y baklava. La combinación inigualable.

5-Baños letrinas y sin papel. A medida que uno se va dejando Europa camino a Asia, la metamorfosis de los baños comienza a manifestarse. Los tan normales inodoros dejan de serlo y ahora le ceden el camino a las letrinas, inclusive en hoteles 5 estrellas. La postura cambia, por lo tanto, hay que tener cuidado que no se escape nada de los bolsillos mientras se está en el trámite. El papel higiénico también se despide junto al inodoro, aunque en la mayoría de lugares  se sigues encontrando tanto uno como el otro. Para los que no pueden lavarse sólo con el jarrito de plástico, recomiendo llevar su propio papel para todos lados.

6-Turquía es totalmente segura. Inclusive cerca de la frontera siria, cerca de Aleppo. La guerra es entre el gobierno turco y fuerzas kurdas en Siria, no en Turquía. Pasé a pocos kilómetros de la frontera y no es tan grave como se lo retrata en los medios. Salvo por algunos cohetes que caen cada tanto, el resto es como cualquier parte de Turquía, totalmente seguro. Fui alojado y ayudado tanto por turcos como por kurdos, o familias formadas por ambas etnias. El conflicto es pura política y aunque suene egoista, está lejos de Turquía.

7-Pulgar hacia arriba para Turquía. Hacer dedo es muy fácil, seguro y es algo que su gente hace muy a menudo. Nunca me han pedido plata en los tres meses que recorrí el país, pero puede pasar, por lo que siempre está bueno aclarar antes de entrar. En pareja es mucho más fácil y una mujer sola puede ser interpretado, a veces, como prestando un servicio de acompañante. A pesar de esto, conocí varias chicas, locales y extranjeras, que hicieron dedo solas y salvo por algunas situaciones, la mayoría fue muy positiva.

Turquía es otro muy buen destino para el pulgar.
Turquía es otro muy buen destino para el pulgar que no defrauda.

8-La hospitalidad turca es fuertísima. Prepárense para ser envueltos por la hospitalidad y generosidad de esta gente. Siempre habrá alguien que los invite un té, un almuerzo y hasta a dormir en su casa. Desde un simple aventón en la ruta a ser invitado a comer sobre la alfombras con el mantel exhibiendo todo tipo de plato. He llegado a salir a la ruta sin desayunar porque sabía que mis futuros conductores me iban a invitar a comer tarde o temprano. No es por aprovecharme de ellos, sino porque como insisten tanto en invitarte ya pasa a ser una cuestión de no reventar por tanta comida. Juega un poco en contra cuando se está apurado, pero está bueno dejarse llevar.

Invitación a cenar por parte de un camionero.
Invitación a cenar por parte de un camionero.

9-Couchsurfing. Alojarse con locales usando esta plataforma es muy exitoso.  A diferencia de Europa, donde ya no es tan fácil como antes, en Turquía sigue siendo sensación alojar a través de Couchsurfing, en especial si se viene de tierras tan lejanas y exóticas como Sudamérica. Totalmente recomendado.

10-Zapatos afuera. En Turquía hay que sacarse los zapatos, tanto para entrar a hogares como a mezquitas.

11-Fotos. Sacar fotos de gente no está mal visto o prohibido como en Marruecos, aunque de más está decir que hay que hacerlo con respeto y no a lo paparazzi furioso. También tener en cuenta que Turquía está llena de instalaciones militares y políticas que se prohíben fotografiar, inclusive si la idea era fotografiar otra cosa. Muchas veces hay cuarteles militares cerca de atracciones turísticas, algo que no entiendo muy bien, por lo tanto, ojo con lo que se encuadra.

A algunos militares no les molesta posar. Está bueno preguntar
A algunos militares no les molesta posar. Pero siempre está bueno preguntar

12-Páginas bloqueadas. Una de las nuevas medidas de este gobierno es empezar a bloquear páginas que contengan información que no les guste o los comprometa. Wikipedia, por ejemplo, es la primera página bloqueada y quizás no la última. Se puede usar un VPN (Virtual Private Network) para puentear esta muralla, tal cual se hace en China, Irán y otras naciones donde sus locales (y visitantes) le buscan la vuelta a la dificultad virtual.

13-Vestimenta para viajeras femeninas. Las mujeres no tienen que cubrirse si no quieren, como lo hacen muchas turcas, pero en partes cerca de las fronteras con Irán e Irak quizá puede ser diferente.

14-Se mira y no se toca. En algunas partes conservadoras de Turquía (y de algunos otros países musulmanes) los hombres no pueden tocar a las mujeres, salvo, claramente,  que estén casados. Me pasó hace poco en un supermercado al querer darle las monedas en la mano de la cajera. Lo mismo me pasó al saludar a un grupo de personas. Estreché manos a todos (inclusive a otras mujeres) pero hubo una que se negó con una sonrisa algo incómoda. Las que se cubren la cabeza tienden a pensar de esta manera.

Foto si. Estrechar manos no
Foto si. Estrechar manos no

15-Ojo con criticar al gobierno. Turquía está pasando por un momento sensible en cuanto a política y va encaminada a lo conservador y religioso. Las medidas no son muy populares, pero quejarse en público del presidente y su gobierno no es la mejor idea, salvo que se quiera pasear un tiempo por las celdas turcas.

16-Menos a Ataturk. Ataturk es el padre de la Turquía post Imperio Otomano y amado por la gran mayoría. Aparece desde stickers en ventanas de autos, monumentos en cada rincón del país y hasta en mochilas escolares. Nunca criticar o reírse de esta celebridad.

Con Ataturk, el padre de la patria turca.
Con Ataturk, el padre de la patria turca.

17-Los sábados es gratis. Sí, los sábados a las 7pm es gratis para ver a los derviches danzantes, los muchachos de vestido blanco con sombrero cónico que parece que se estuvieran jugando a las mareaditas. Se los puede ver en el Centro Cultural Mevlana en la ciudad de Konya, al centro de Turquía. El resto de los días hay que pagar.

18-Visita en temporada baja. A Capadocia vale la pena visitarlo en temporada baja, menos multitudes de turistas y más tranquilidad. Aunque con el tema de la guerra y el “terrorismo”, lo que no vi en ningún lado, estas cifras de visitantes cayeron mucho más. La vuelta en globo aerostático supera los 100 euros por unos 15 min, imposible para mi trágico presupuesto.

Sin globos y sin turistas.
Sin globos y sin turistas.

19-Bikinis y cabezas cubiertas. La costa oeste y parte de la del sur es más flexible en cuanto a lo religioso y conservador: bikinis en verano y consumo de alcohol sin limitaciones. En el este sucede todo lo contrario, mujeres tapadas y casi nada de alcohol, sin contar que no hay mar. Sólo para tener en cuenta.

20-Religión. No todos los turcos son musulmanes y hasta muchos son ateos, pero el tema de la religión cada vez se vuelve más sensible. Muchos me preguntaron mi religión cuando era evidente que ellos eran musulmanes conservadores. Ser honestos con las creencias de cada uno pero con cautela. De igual modo, el extranjero siempre tiene la carta de neutralidad en estos temas si es que no se profundiza en la conversación.

La Mezquita Azul. Estambul.
La Mezquita Azul, Estambul.

21-Impuestos para beber. El alcohol tiene un impuesto alto en Turquía, por lo tanto, si les gusta tomar y no quieren gastar tanto, entonces los duty free en las fronteras y aeropuertos pueden ayudar.

22-Aprender turco básico. Si van a estar en Turquía un rato, recomiendo aprenderse algunas palabras por cuestión de respeto y que también sacarán una sonrisa a más de un local:
Hola – Merhaba
Un té – Bir çay (se pronuncia “bir chai”)
Gracias – Teşekkür ederim (se pronuncia “teshekiur ederim”)
Adiós – Güle güle (se pronuncia “giule giule”)

demostrando mi conocimiento de turco básico y compartiendo mi vida en una escuela local
“Ehh, ¿cómo se decía?”. Demostrando mi conocimiento de turco básico y compartiendo mi vida de viajero en una escuela local.

23-Estambul y su tráfico. La nueva Constantinopla es linda, pero con demasiadas personas y autos. Creo que el tráfico de esta ciudad es el peor del mundo, o por lo menos pica cerca del top 5. Si se alojan fuera del centro, unas 2hs de tráfico para ir y unas 3 más para volver a casa en hora pico es normal, en especial lunes y viernes.

En el medio del tráfico de Estambul y a punto de cruzar el puente que une Asia con Europa.
En pleno tráfico de Estambul y a punto de cruzar el puente que une Asia con Europa.

24-Aprovechar los productos locales. Por suerte, Turquía sigue teniendo una muy buena agricultura y se puede sacar provecho de esto al pasar por algunas regiones. Por ejemplo, en la zona del Mar Mediterráneo los olivos son el paisaje y se pueden conseguir aceitunas y aceite a muy buen precio y de muy buena calidad. Por el sur, entre Antalya y Mersin las bananas son abundantes, mientras que en algunas aldeas de las montañas cerca del Mar Negro las nueces son el fuerte y están casi regaladas. En la esquina noreste, cerca de la frontera con Georgia están las plantaciones de té más grande del país.

24-Mate. Por estar cerca de Siria, En Turquía se puede conseguir yerba mate. Sí, en Siria y Líbano se toma mate, aunque usted no lo crea. Tiempo atrás, cuando sirios libaneses emigraron a Sudamérica fueron conquistados por el arte de cebar y al volver a casa trajeron la tradición latina. Desde Argentina se exporta a Siria y éstos la cruzan a Turquía. En un mercado local conseguí un cuarto de yerba Piporé, justo a tiempo para reponer los suministros.

De Misiones a Siria (y a Turquía).
De Misiones a Siria (y Turquía).

¿Tuviste una experiencia similar? ¿Tenés algo para agregar? Cualquier contribución sobre el tema es sumamente agradecida.

¡Gracias por pasar!

2 thoughts on “24 cosas que está bueno saber antes de ir a Turquía

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *