Una vuelta bohemia + curiosidades

Una vuelta bohemia + curiosidades

Mi periplo europeo recién está en instancias de gateo y acabo de cruzar desde Alemania a República Checa. Me despedí de Baviera con lluvia como señal de buen augurio, pero no para hacer dedo. Por suerte me refugié en una estación de servició, aunque sólo veo autos con patente alemana (“D” – de “Deutschland”) que vienen a cargar nafta a precio checo y luego vuelven hacia la frontera. Lo mismo que vi hacer a los daneses que cruzan a Alemania para comprar alcohol barato, lo hacen los alemanes que pasan a República Checa para ahorrar en combustible y alcohol. Hacia el este y sudeste de Europa todo se va haciendo más barato.
Cansado de esperar con frío, empecé a presionar con mis pedidos a los pocos autos con placa checa (CZ) que iban surgiendo a cuenta gota. Una pareja cedió ante mis habilidades mentales de Obi Wan Kenobi  y me llevaron unos 40 kilómetros, dejándome a sólo 15 minutos de mi primer destino en República Checa, Pilsen.

Hacer dedo cuando llueve no está bueno. Nadie quiere arruinar el tapizado al meter a alguien bañado y con sus mochilas dentro de su auto.
“¡Dobrigen!” (saludo formal en checo), me dice alguien de atrás. Katka, una checa de unos 30 años me vio parado con el pulgar y se detuvo varios metros detrás de mío. Seguido del saludo, me largó un tren de palabras que no distinguí en absoluto. Cambió al inglés en un micro segundo al ver mi cabeza torcida hacia un lado y 14 segundos después me zambullía con mis mochilas en el asiento de atrás. Con su madre como acompañante, allá fuimos, a la ciudad de Pilsen, mi puerta de ingreso a la región de Bohemia y mundialmente conocida por su estilo de cerveza que te hace volar a las papilas gustativas.

La plaza principal de Pilsen.
La plaza principal de Pilsen.

PILSEN
Al rato me encontré con Slavek, mi anfitrión de couchsurfing quien trabaja para la sección de cultura del municipio en proyectos de hacer máquinas para reciclar plástico. Viajero a dedo experimentado que orgullosamente resalta cuando puede, “sus dos vueltas al mundo”. Compartimos incontables mates, porque también pasó por Argentina, e historias de una vida nómada que siempre hacen bien al alma de los que se mueven con el pulgar al viento.
También me invitó a visitar a sus padres en su pueblo natal y con la vuelta a dedo a Pilsen.

Uniendo fuerzas (o pulgares) de Súcenéc a Pilsen.

El climax de mi estadía en esta linda ciudad fue pasear por la cervecería ícono de República Checa, Pilsner Urquell, y aprender sus estadísticas mientras esperaba con ansias el momento de la degustación. Les tiro un par de datos como para que parezca válida la visita:
– La cerveza Lager que ahora está desparramada por todo el planeta tuvo su nacimiento aquí.
– Más de un millón de litros producidos por día.
– El agua utilizada viene de sus propios pozos a más de 100 metros de profundidad.
– Debajo de la fábrica existe una red de túneles de 9 kilómetros y donde se realiza la fermentación tradicional dentro de barriles de madera a 5°C.
– A pesar del orgullo que sienten los checos por esta cerveza, hay dos datos que no muchos aceptan y saben: Pilsen Urquell nació en Rep. Checa pero de la mano de un experto cervecero alemán quién fue clave en el proceso de la fermentación. La otra es que esta empresa ya no pertenece más a su patria, sino a empresarios sudafricanos que la compraron hace unos años. Lo mismo con la compañía de autos, Skoda, absorbida por la alemana VW. “Esa es la corrupción que tenemos”, se lamenta Slavek. Pasa en Argentina, pasa en República Checa.

La cervecería y su antiquísimo tanque de agua de fondo.
La cervecería y su antiquísimo tanque de agua de fondo.

Para la alegría del público, al final del paseo llegó la hora de la degustación en una de las cámaras del túnel. Fue de la cerveza en su segunda fermentación y sin su filtrado final, o sea que ese sabor no se encuentra en la calle, sólo ahí, de esos barriles. Rica en vitamina B y no sé cuántas cosas más que dijo la guía pero que no escuché preocupado por perder mi lugar en la fila.

Después de dos vasos casi me pierdo en los túneles.
Después de dos vasos casi me pierdo en los túneles.

PRAGA
La “capi” me recibió con agua y frescor. Esa sensación de nostalgia con la que siempre me imaginé a Praga ahora se hacía realidad. Luego de visitar Marie Claire, mi nueva anfitriona de couchsurfing, me fui a pasear. Quizá se pregunten “¿cuándo va a pagar por alojamiento este chico?” Bueno, la idea es no hacerlo y sólo en emergencias. Mi presupuesto es de 5 euros promedio por día e incluye comida, transporte y alojamiento. Eso me obliga a moverme a dedo lo que más pueda, couchsurfing o carpa para dormir y una gastronomía accesible para esta billetera flaca.

¡Cúpulas y más cúpulas! Es la ciudad de los domos e iglesias puntiagudas por excelencia. Me volví loco sacando fotos a estas cosas y me di cuenta que me vuelan la peluca los techos, tejas, cúpulas góticas y barrocas, pero en especial las góticas y todo su decorado de gárgolas, símbolos y estatuas. El castillo de Praga allá a lo lejos sobre una cima es alucinante y tampoco se queda atrás el monasterio Strahov de casi mil años de antigüedad y la iglesia gótica Nuestra Señora de Tyn en la plaza principal, que parece estar hecha con efectos especiales de alguna película medieval.

No se imaginan la cantidad de fotos que tengo como esta.
No se imaginan la cantidad de fotos que tengo como esta.

Calles angostas y empedradas te llevan por rincones de la ciudad que te hacen perder la sensación de tiempo y te tele transportan a siglos atrás. La historia sigue vibrando en cada esquina de Praga: desde tiempos cuando Bohemia era un reino aparte, pasando a momentos en que Checoslovaquia era un territorio más del Imperio Austrohúngaro y su siguiente separación e independencia al finalizar la Primera Guerra Mundial a principios del 1900.

Sus callecitas angostas, o mejor dicho, pasajes que te hacen volver en el tiempo.
Sus callecitas angostas, o mejor dicho, pasajes que te hacen volver en el tiempo.

Checoslovaquia fue un país con dos naciones en su interior desde el principio, aunque sus ciudadanos checos y eslovacos disfrutaron su libertad por poco tiempo, porque cuando se disparó la Segunda Guerra Mundial fueron invadidos y controlados por el Tercer Reich alemán. Se dice que los germanos nunca confiaron en los conquistados y siempre se sospechó de resistencia clandestina. El mejor ejemplo fue el asesinato del alto jerarca nazi, Reinhard Heydrich de la mano de los rebeldes checoslovacos en la operación “Antropoide” y cuya consecuencia trajo la furia de Berlín y asesinatos en masa de miles de inocentes. Los impactos de balas de estos encuentros son huellas que perduran en las paredes medievales de esta agitada ciudad.

Impactos de disparos regalo del Tercer Reich.
Impactos de disparos regalo del Tercer Reich. La foto es un recuerdo de lo que vino después de la operación “antropoide”.

Un día terminó la última Guerra Mundial y todos respiraron con alivio. Pero como en una broma del destino esto no duró mucho tiempo, y ahora su nuevo invasor los envolvía con su fría cortina de hierro. A Stalin y su pandilla se les ocurrió anexar estas tierras creando las nuevas repúblicas soviéticas satélite de la hoz y el martillo. Hoy todavía están en pie y testigos de esa era, aunque mil veces renovados, los grises edificios tipo caja rusos que rompen con todo el encanto y esfuerzo que algún vez alguien le puso a la ciudad al construir con estilo barroco, gótico, etc. Creo que a Marx se le olvidó alguna vez escribir una sección sobre arquitectura, o quizá lo hizo y eso es lo que vemos. Supongo que el cambio es inevitable, aunque por lo visto no siempre tiene buen gusto.

Legado soviético con flores que le ayudan a levantar.
Legado soviético con flores que le ayudan a levantar.

Un día cayó la Unión Soviética y así su control. A celebrar muchachos. En 1993, Eslovaquia y región este de Checoslovaquia decidió separarse de su hermano y con eso se produjo uno de los hitos más poderosos de la historia de la humanidad moderna (para mí): la división de dos naciones de manera pacífica y sin conflicto, único. Ahora Checoslovaquia no existe más queridos amigos, a pesar que muchos lo siguen nombrando. República Checa al oeste y Eslovaquia al este son los nuevos jugadores, siguen siendo súper amigos y van para todos lados de la mano. Pero a pesar de haber sido hermanos siameses mucho tiempo, hoy tienen cosas que los diferencia, como su idioma, cultura podría decir y el nivel de riqueza, haciendo a República Checa un poco más adinerada y principal atracción turística de los dos.

Se podría decir que la plaza principal de Praga (foto) es varias veces más que turística que la de su hermana en Bratislava, Eslovaquia.
La plaza principal de Praga (foto), varias veces más turística que la de su hermana en Bratislava, Eslovaquia.

Qué lindo que es caminar por esta ciudad. Qué lindo es perderse por esas peatonales. Qué linda recibida tuve con su hermosa magia medieval, sus cúpulas y sus… ¡baños públicos pagos! Un revés totalmente inesperado y nunca antes visto por quien les escribe. Todos y cuando digo todos, estoy diciendo que todos los baños públicos son pagos. Quizá 10 coronas checas que son 0.50 centavos de euro por visita no sea tanto para un turista, pero para un viajero rata como yo es bastante. Hace frío en Rep. Checa y cuando eso pasa uno tiene más necesidad de ir a orinar, ¿verdad? Bueno, entonces hice el cálculo. Imaginen que si voy unas 6 a 7 veces por día se me va más de la mitad de mi presupuesto diario por el mingitorio, eso sería bastante dramático para mí. Sospecho que esta industria debe ser uno de los motores de la economía checa. Por suerte existen los hoteles con sus baños lujosos y gratuitos. Llegó un punto en que me conocía a la mayoría de ellos y donde también son buenos punto para refugiarse de la crueldad del frío y engancharse del Wi-Fi. La cámara de foto colgando del cuello y la “cara de turista” nunca fallan para infiltrarse. Más grande el hotel, más fácil es. Creo que eso fue lo que aprendí luego de aquellos años de carrera laboral en este negocio, cómo usarlos para provecho propio sin molestar a nadie. La biblioteca pública en Mariánské Namestí  es otro buen spot para usar internet libre, pero claro, con baños pagos.

Algunos son así de buena onda, a voluntad del público, otros tienen una señora muy seria que desde una ventanita te grita que pagues antes de pasar. Creo que esto debe ser uno de los motores de la economía checa.
Algunos son así de buena onda, a voluntad del público, pero la mayoría tiene una señora muy seria que desde una ventanita te grita que pagues antes de pasar.

¡Cuidado, turistas! En el centro de Praga se produce uno de los fenómenos que menos me agrada encontrar: oleadas desenfrenadas de turistas. Son ejércitos que marchan por uno o dos días máximo con hambre de “selfies”, que por un lado ayudan a la economía local, pero también dejan su huella al transformar a comerciantes en mercenarios  y tristemente invocar mendigos y algunos estafadores en cada esquina céntrica.

Guías y sus paraguas dominan las calles de Praga y son parte de la decoración urbana.
Guías y sus paraguas (aunque no llueva) dominan las calles de Praga y ya son parte de la decoración urbana.

Nunca vi tantos grupos de caminatas guiadas como en Praga, es impresionante. Supongo que en toda ciudad turística esto es normal, pero me atrevo a decir que acá fue impresionante. Me crucé con tantos de estos guías que andan a los gritos por las calles apuntando monumentos e iglesias que terminé aprendiendo de rebote varias curiosidades de Praga y su país. Al final no me puedo quejar tanto de los turistas, ¿verdad?
Aquí les van:

11 CURIOSIDADES DE REPÚBLICA CHECA
-Bohemia vs Bohemismo:
Bohemia es la región oeste de  Rep. Checa y con Praga como capital.
Mientras que Bohemismo es aquel movimiento social que muchos artistas, escritores y músicos adoptaron en su búsqueda de apartarse de la burguesía, el dinero y aquella vida que ya no le servía.  Una vida desordenada y de vagabundeo con abundante creatividad. Se originó en los barrios bajos de París y estos primeros “hipsters” fueron catalogados así por pensarse erróneamente que habían llegado de la región de Bohemia por el siglo XV, hoy parte de República Checa. En la actualidad esa forma de vida sigue en plenitud y se puede encontrar (si pueden) por algunos no tan conocidos rincones del mundo que siguen sin acoplarse a esta era comercial y materialista.

De alguna manera relacioné esta foto con el bohemismo. Me imagino a alguien adentro, sentado con una medida de absenta y un libro en la mano mientras el humo del cigarrillo es acusado en la luz de las lámparas bajas que cuelgan del techo.
De alguna manera relacioné esta foto con el bohemismo. Me imagino a alguien adentro, sentado con una medida de absenta y un libro en la mano, mientras el humo del cigarrillo se hace evidente sólo al pasar por la luz de las lámparas bajas que cuelgan del techo.

-Los mayores consumidores de cerveza parece que son los checos, así me han dicho con orgullo por acá, claro. Me suena haber escuchado lo mismo en Dinamarca, pero no importa.
“Dice la leyenda que a este honorable título lo consiguió República Checa al separarse de Eslovaquia ya que estos últimos le hacían perder puestos del podio al no tomar tanto como los del oeste”, escuché de un local entre risas.
De todos modos aclaro que la “birra” checa es mucho más suave que la de Escandinavia y del resto del mundo. Pero esa parte no la comentan mucho.

Para los amantes de la cerveza acá abundan las microcervecerías o "pivovar".
Para los amantes de la cerveza, acá abundan las microcervecerías o “pivovar”.

– La cerveza es más barata que el agua mineral. Ese es un dato fuerte.

– República Checa es uno o el país más ateo de Europa y del mundo. Más del 50 por ciento de los checos no cree en ninguna religión y muchas iglesias hoy son reliquias arquitectónicas más visitadas por turistas que por fieles. Se dice que el paso del comunismo fue una de las posibles razones de abandono de la fe cristiana.

Iglesias que dejan de serlo.
Iglesias que dejan de serlo.

-Por su ubicación en el medio del Europa, Rep. Checa fue invadida y visitada por todo tipo de ejército ajeno. Lo interesante es que a pesar de tanta actividad beligerante por milenos, el país aún mantiene edificios y lugares históricos que fueron construidos por un gran surtido de diferentes culturas que llegaron y se fueron sin romper nada, bueno, casi nada. Escuché por ahí que puede ser por la docilidad de los locales para adaptarse sin chocar con el invasor. Salvo casos particulares, como el asesinato de Heydrich durante la ocupación nazi, el resto fue casi tan suave como la separación del comunismo con la “Revolución de Terciopelo”.

El cartel blanco anuncia el mismo lugar en
Los carteles con nombres de las calles hablan de aquella adaptación al invasor. El cuadro blanco anuncia “Plaza Anenské”, escrito en la típica caligrafía alemana “Anna platz” a la izquierda y en checo a la derecha.

-Las casas y departamentos antiguos tienen dobles ventanas y puertas. Sí, para ir al balcón hay que abrir dos puertas, por ejemplo. Por cuestiones de interés histórico las edificaciones que están dentro del centro histórico no se pueden reemplazar por una sola de doble vidrio. No creo que este hecho sea de tanta importancia, pero me llamó la atención.

Antes se aislaba la casa con doble puerta y ventanas.
Antes se aislaba la casa con doble puerta y ventanas.

-El golem es una criatura de la mitología judío-checa. Se dice que fue creado para proteger la sinagoga más antigua de Praga, “vieja nueva sinagoga” y que está en pleno centro. Dicen que está durmiendo en el ático de ese templo y las leyendas abundan. La que pesqué al vuelo de algún guía turístico es que durante la segunda guerra dos soldados nazis entraron a capturar a quién sabe quién, pero nunca salieron. Algunos dicen que fueron asesinados por judíos que estaban armados y escondidos, otros por el golem.

Un golem para el bolsillo del caballero o cartera de la dama.
Un golem para el bolsillo del caballero o cartera de la dama.

-Los líderes indiscutibles de los mini supermercados de cada esquina en Republica Checa son vietnamitas. Llegaron en la época del comunismo cuando todos los ciudadanos bajo el manto rojo viajaban “libremente” entre estas repúblicas hermandadas a la fuerza. Este éxodo se dio con la promesa de un mejor vivir y con la oportunidad de escapar de la guerra americana en su país.

No siempre están en la esquina.
No siempre están en la esquina.

-En el parque Letná, uno de los puntos más altos de Praga, estuvo una de las estatuas de Stalin más altas del mundo. Al poco tiempo de levantarse y como muchas otras cosas que llevaban el nombre del bigotudo, se tiraron abajo. Hoy, en el mismo lugar van a ver una aguja gigante de color rojo y de 25 metros que se inclina de un lado a otro sin nunca detenerse. Se llama “metrónomo de Praga” y de alguna manera representa los altibajos que vivió la nación checa durante su larga y muchas veces traumática historia. Todo sube y baja, o como dice el Budismo: “nada es permanente”.

El
El metrónomo de Praga.

-Pablo Neruda (Ricardo Neftalí Reyes Basoalto) adoptó su seudónimo de Jan Neruda, escritor checo y uno de los mayores influyentes en la creación de su idioma.

Me hubiera gustado encontrar un mejor foto, pero sólo rescaté el nombre de la calle "Neruda"
Me hubiera gustado encontrar un mejor foto, pero sólo rescaté el nombre de la calle “Neruda”.

-Se me complica pasar por alto datos de cerveza de este país, por eso acá les mando otro. Cuando en este país piden una “bien fría” lo hacen por números. 10, 12, 13 o lo que sea. Por lo general cuando ordenan sólo dicen el número si es que ya saben qué clase de cerveza venden en ese bar o micro cervecería, que abundan por todas partes.  Los números se basan en el nivel de azúcar y mientras más alto éste sea, más fuerte será ella o con mayor graduación alcohólica. Si algún día ven a alguien que se acerque a la barra y dice “dame una 12”, ya saben de qué país viene.

Lista de cervezas con el nombre y el peculiar número al lado.
Lista de cervezas con el nombre y el peculiar número al lado. Y lo que está en círculo es el precio en coronas checas.

KUTNÁ HORA Y UNA IGLESIA ATÍPICA
Luego de una semana en la “capi”, dejé Praga a dedo y me dirigí al este para visitar el pueblo, Kutná Hora, a unos 60 kilómetros de distancia. Tuve una agradable caminata de casi 2 horas junto a la ruta para salir de la ciudad y al rato me levantó un eslovaco con el que pude pilotear la conversación con mi maestría de mover las manos en todo tipo de seña. Charlamos de Perón, Evita y como es un fanático de las motos, le conté de mi viaje a Brasil con mi hermano en dos ruedas. Se volvió loco con la historia y yo me di cuenta que puedo ser un excelente mimo.
“Iacui” (“gracias”), pronuncié al bajarme, entre lo ínfimo que aprendí de su idioma. Me acomodé las mochilas y me dirigí casi al final del pueblo en sentido este y a donde me habían recomendado, al Osario de Sedlec, una capilla católica que tiene su cripta decorada con huesos humanos.

Entre el ateísmo y esto, debo decir que es un país es muy peculiar en lo religioso.
Entre el ateísmo y esto, debo decir que es un país es muy peculiar en lo religioso.

Hace casi 300 años atrás, una familia con varias bolsas de oro compró la iglesia y se le ocurrió usar los huesos de unas 30.000 personas que estaban enterradas y amontonadas en fosas comunes para armar candelabros, copas gigantes y creo que hasta me pareció ver como “flores” hechas de cráneos en el centro y con omóplatos alrededor representando los pétalos, entre otras cositas. Hay que usar la imaginación un rato para entender algunas combinaciones, pero no puedo negar que el arte no tiene límite. Obviamente no tardó mucho en comercializarse y hoy deja buena plata como atracción bizarra.

La entrada a lo que parece más una cripta que una capilla.
La entrada a lo que parece más una cripta que una capilla.

Esa noche encontré una cancha de fútbol con un césped envidiable para acampar a unos metros del Osario y hasta tuve la agradable visita nocturna de algunos puercoespines mientras armaba la carpa.
Con todas estas experiencias increíbles, al día siguiente me despedí de Bohemia y pasé a la región de Moravia, este de República Checa para poder seguir explorando estas hermosas tierras que tan bien me vienen tratando.

Espero que les haya gustado.
Gracias a todos por pasar y haber leído hasta acá abajo, sé que se me hizo larguísimo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *